Muchas familias están llegando a nuestra región fronteriza desesperadas por ayuda.

Muchas familias están llegando a nuestra región fronteriza desesperadas por ayuda. Han viajado ciento, sino miles de millas, para huir de las condiciones extremas que amenazan sus vidas.

Las autoridades migratorias las están liberando, dándoles el derecho de permanecer en los Estados Unidos mientras esperan la decisión judicial de su petición para asilo.

Estos hombres, mujeres y niños llegan solamente con lo que traen puesto. Necesitan urgentemente dinero para poder unirse con sus familiares en otras partes de los Estados Unidos.

Nuestra comunidad de fe está recolectando fondos para comprarles boletos de autobús o avión y ayudarles con otros aspectos de su transporte.

Como gente de fe, estamos comprometidos en ayudar a los más vulnerables. Además de encomendarlos en sus oraciones, su donativo hoy, de cualquiera cantidad, tendrá un gran impacto en las vidas de estas familias.

Su generosidad y corazón acogerán a estas familias en su camino.